TIEMPOS DE CORONAVIRUS
Orientación

“La contrapartida de la proposición el Otro que no existe…
es la proposición hay lo real” J.-A. Miller

Afinidades de la angustia y el tiempo

La pandemia del Covid-19 no dejó otra opción que el aislamiento físico, más o menos estricto, hasta que una vacuna brinde protección a los seres humanos, gracias a la Ciencia. El tiempo entró en una dimensión de remolino sin trayecto, cuanto más fijo y estrecho es el espacio donde el cuerpo pueda moverse. Luego de la perplejidad inicial, una inversión del lugar del sujeto ante la pantalla del televisor, se produce: las imágenes reproducen la vida cotidiana “antes de la cuarentena”, los cuerpos se mueven, los parques se llenan de gente, los juegos son usados por los niños, los pájaros aletean en el cielo. Del otro lado de las imágenes de la pantalla, lo peor, lo que no se alcanza a nombrar aunque se le de múltiples nombres y lo deja en un tiempo suspendido. El virus desafía a la Ciencia, un día se muestra de una forma, otro día de otra, cada día se suman nuevos signos de la enfermedad.

“La contrapartida de la proposición el Otro que no existe… es la proposición hay lo real. En el Psicoanálisis se trata de lo real y de la defensa contra éste” (1) dice J.-A. Miller. El sujeto cree que el saber elaborado en el análisis acerca de su embrollo neurótico, no es suficiente para agarrarse “en el ojo de la tormenta”, como tampoco del saber de los libros que siempre vino a desangustiarlo. Un síntoma transitorio lo despierta, es casi inédito: duerme solo lo suficiente para no enfermar. Pero estar en vigilia, atento a las consecuencias para él y los otros, no lo orienta.

La topología del sueño

Lo imprevisto se presenta en la vida cotidiana de la cuarentena. En un ensayo virtual para un festejo de cumpleaños, el administrador del grupo le indica: “hay poca luz”. Este es el resto diurno de un sueño de esa misma noche: está afuera, en la calle de una ciudad vacía, está solo, y de pronto, oscuridad absoluta, todo negro. Experimenta la ceguera por unos instantes. Al revés del resto diurno, lo negro está del lado del sujeto. Al instante siguiente puede ver de nuevo y piensa ¡tuve un A.C.V.!

Para cada uno un resto

“La captura del sujeto por lo unario, por lo Uno, siempre deja un resto, ese resto que es a”(2) , objeto que está en relación a un agujero en el cuerpo .

Lee este sueño como la respuesta a la pregunta de cómo orientarse en la oscuridad de la pandemia que amenaza la vida con un C.V. (coronavirus) que afecta lo más cercano al agujero del trauma: la respiración. Lo real conmueve la subjetividad y apunta al agujero en la lengua que acompaña al serhablante. La vigilia, que marca la relación entre lo real y el tiempo suspendido en el instante de ver era estar despierto ante el real de la pandemia, pero el sueño muestra que el único real que puede orientar al serhablante es el sínthoma. Como lo indica J. Lacan en el Seminario XI, la mirada para el ser hablante está en relación a la luz y a la opacidad y no puede ser vista, lo que es invisible es lo que no puede verse: una “tautología de lo singular” (3) En el capítulo en el que desarrolla el objeto a mirada, dice que “en lo que se me presenta como espacio de la luz, la mirada siempre es algún juego de luz y opacidad” (4). Es preciso entonces el consentimiento subjetivo a esa opacidad irreductible, no todo, lo que introduce el vacío. Un resto, el objeto mirada, en el agujero central del nudo, no es lo mismo que la respiración amenazada por el virus, si está como causa del deseo. Y en el sueño, el inconsciente de lalengua, aprovechando el equívoco homofónico, “ah, se ve”, libra otro nombre de sinthoma, a-c-b para orientarse ante lo real.

Cristina M. de Bocca


1- MILLER J.-A. Lo real y el semblante. La experiencia de lo real. Curso de Orientación Lacaniana, p 34. Edit. Paidós, Bs. As., 2003.

2- MILLER J.-A. La sustracción del sujeto.Los signos del goce. Curso de Orientación Lacaniana, p 37, Edit. Paidós, Bs. As., 1998.

3-MILLER J.-A. Singularidad.Sutilezas analíticas. Curso de Orientación Lacaniana, p 97, Edit Paidós, Bs. As. 2011.

4-LACAN J. La línea y la luz, El Seminario Libro XI, p 103, Edit. Paidós, Bs. As. 2007.