Apoyo la iniciativa del directorio de intercambiar posiciones sobre este un-real que nos atraviesa a todos. ¿Cómo responder desde nuestra práctica? El psicoanálisis lo sabemos es un tratamiento de lo real, justamente.

Elijo una cita-faro, que me acompaña desde siempre, una cita de la Conferencia de prensa de Lacan del (29/10/74) que hoy resuena en mí con mucha más fuerza.

“Yo intentó determinar con qué un analista puede sustentarse a sí mismo, lo que la función de analista implica como aparato mental riguroso; cuando se es analista, de qué barandilla hay que sostenerse para no desbordar de su función de analista.” (Pág 33)

El analista no sólo se autoriza en el acto, lo sostiene! “Cuando se es analista…” o sea si hay analista, hay análisis. Si circula la palabra, circula el deseo, única defensa contra ese real y verdadero motor de una cura.

La presencia del analista es un concepto fundamental, que no se refiere a la presencia imaginaria sino a la transferencia.

Entonces cuáles son esas condiciones? Reafirmo: el deseo del analista, sostenido en los principios de una práctica que se sostiene…si hay analista.

Diana Paulozky