Perspectivas políticas, clínicas y éticas. Marie-Hélène Brousse. Publicación del CIEC

Quizá cada libro tiene una urdimbre colectiva y requiere de alguien que al

escribirlo soporte lo singular de la enunciación. Hilda Vittar

La Biblioteca de Orientación Lacaniana Córdoba, Dr. Henoch Bringas Aguiar (BOLC) realizó la presentación de la Revista Grulla Nº 9 editada y publicada por el CIEC, la organización de este acontecimiento contó con la valiosa participación de la Hemeroteca del CIEC, y la presentación estuvo a cargo de José Vidal, Hilda Vittar y Jorge Assef, más la coordinación de Pía Liberati.

José habló del nacimiento e historia de la colección de revistas del CIEC. Nos recordó la elección del nombre Grulla (él la bautizó así) dado el gran alcance de su vuelo; precisamente hoy la revista llega a Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Transmitió el entusiasmo y el espíritu colectivo de elaboración del discurso analítico que se lleva a cabo en nuestro Instituto, y nos “demostró” la proposición lacaniana en cuanto la elaboración de un discurso implica la construcción de un lazo.

Hilda Vittar celebró y agradeció el ingreso de un nuevo ejemplar de esta colección a la BOLC (Biblioteca de la Orientación Lacaniana Córdoba), su aporte a nuestra ciudad y al exterior, ya que la BOLC es miembro de la FIBOL (Federación Internacional de Bibliotecas de la Orientación Lacaniana). Reconoció que el título de la Conferencia que Marie Hélène Brousse dio en la UNC “No puedo obtener satisfacción”, tomado de los Rolling Stones -en consonancia con el Seminario Internacional, fue el producto de una elaboración colectiva. Se buscó un nombre intérprete del malestar actual.

Hilda nos dijo que cada libro tiene su leyenda y estableció un paralelo entre la inscripción de una moneda y la de un libro, para esta Grulla Nº 9, elegiría la siguiente inscripción clave y orientadora en nuestra época: el Superyó viene donde falta la nominación. Además resaltó la formulación de MHB respecto al Superyó como una voz que emerge insensata porque está desabrochada de cualquier sentido; el imperativo ¡goza! descalabra, desencadena a un más y más (sin orientación alguna).

Jorge Assef captó de manera precisa el juego inteligente que M. H. Brousse opera en el afuera y el adentro del Campo Freudiano, así habla de cultura pero para interpretar el superyó contemporáneo . Destacó el rigor de la autora quien interroga los fenómenos de la época, regresa a la letra de Lacan, articula el arte , la publicidad, la música, la filosofía, etc.

En la Conferencia de Arte y Psicoanálisis, ella regresa al tema del ideal y propone pensar el arte contemporáneo como una acción que trasciende los límites de lo bello y los bienes. Se deja enseñar por el arte como una vía para interpretar la subjetividad de la época y se refiere a obras del Museo Evita: “…esta tendencia hacia la vanidad, hace rato que es bien manifiesta en el arte contemporáneo. Es un arte que va en el sentido de la muerte, que casi llama a la muerte, aquí en este museo hay ejemplos”.

Dijo Jorge: “M. H. Brousse pasó por Córdoba en mayo del 2011 y el acontecimiento de su visita hace resonar efectos no sólo en la comunidad analítica (…), esta Grulla se convertirá en un libro de consulta teórica y una referencia para muchos estudios de los fenómenos contemporáneos”.

Finalmente, la Comisión de la Hemeroteca del CIEC nos regaló las imágenes de la visita de Marie-Helen Brousse a través de un video, mientras las grullas de papel sobrevolaban el final de la noche entre los blends Mil Grullas y las masas para un poco más… with satisfaction…

 

Noemí A. Vélez